por Marcelo Alvarado

Homosexualismo: una respuesta simple a una ideología destructiva

Viendo los cambios sociales profundos que ha tenido Chile en los últimos años tales como: bus de la libertad, día del orgullo gay, Acuerdo de Unión Civil, discusión sobre adopción homoparental, la mayor tolerancia y la manifestación libre de este tipo de conductas, me nacieron algunas dudas, entre ellas, dónde nació y qué pasó con las culturas que han aprobado estas prácticas. Después de investigar, la respuesta fue abrumadora y preocupante, si la aplicamos en la actualidad.

En la antigua Grecia, la sexualidad era parte de la formación en los adolescentes como preparación para su ingreso a la etapa adulta. De esto podemos ver que la homosexualidad no era vista como en nuestros días, sino como parte del proceso de formación del joven, no obstante, la homosexualidad entre adultos era severamente reprobada.

En Esparta, la pederastia era parte del adiestramiento militar, por ejemplo. El Batallón Sagrado de Tebas, escuadra militar de élite, formada por 150 parejas de amantes, solo experimentó una derrota en La Batalla de Queronea contra Filipo ll de Macedonia y su hijo Alejandro Magno, refrendando la teoría de Plutarco según la cual “el pelear acompañado de sus amantes aumentaba sus habilidades y efectividad en combate”. Sin ir más lejos, el propio Zeus – según la literatura y mitología griega – tenía un joven llamado Ganímedes, como su amante favorito (hay autores que aducen la creación de este mito justamente para justificar las tendencias homosexuales).

En Roma, la homosexualidad tuvo distintos grados de evolución, en ocasiones era mal vista, generalmente debido a que estaba asociada a la decadencia griega, de hecho, según algunos escritos, la pederastia fue considerada una de las causas de la caída de las polis griegas. A veces,

 tampoco gozaba de buen prestigio por estar ligada a la visión de la comunidad en que el poseedor de estatus social cedía su rol de poder a otro hombre a través de la relación sexual, cuando asumía un rol pasivo. Entre los gobernantes del Imperio Romano hubo matrimonios entre emperadores y eunucos, incluso, con el tiempo, quienes se casaron vestidos de mujer. Dentro del Imperio Romano, la prostitución masculina era una práctica habitual y terminó por ser un ejercicio relativamente aceptado, bajos ciertos parámetros.

Otra arista importante es la biológica, la cual en forma objetiva es concluyente. El ser humano tiene 23 pares de cromosomas, a partir de su configuración podemos entender que la configuración XY corresponde al sexo masculino y la forma XX corresponde al femenino. Las funciones de los cromosomas son guardar y manifestar características hereditarias en forma definida, tanto para hombres como mujeres. Ello no da opción a elegir.

Desde esta muy breve descripción de hechos históricos y alcances biológicos puedo ver dos puntos; en primer lugar, toda cultura que practicó el homosexualismo no prosperó, es más, fue decayendo hasta dejar de existir, también lo podemos observar en descripciones históricas y bíblicas: Sodoma y Gomorra fueron conocidas por prácticas sexuales pervertidas y no naturales, entre ellas las homosexuales. En segundo lugar, si queremos dinamitar el futuro de una sociedad, bastaría con dañar a los niños y los más jóvenes, pues se comprometería la generación venidera y el futuro de pueblos completos.

 

¿Cómo podemos remediar esto? ¿Cómo podemos cuidar a nuestros niños? ¿Cómo podemos ver prosperar nuestra hermosa tierra? Durante los últimos años he tenido la experiencia de ser confrontado a la luz de Dios y, a partir de estas vivencias, respondería de forma simple:

“…y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.”[1]

A partir de esto, el Padre entregará su luz para sanar, dando un propósito a cada uno de nosotros, en Él está, Él es la solución de todo.

[1] 2 Crónicas 7:14 (LBLA).

 

Marcelo Alvarado Gijón
Kinesiólogo – Diplomando en Era e Ira
Colaborador Oikonomos







Share Button

Deja un comentario

¡Que no se te olvide! EVENTOS