por Gabriel Muñoz

Malformación fetal: cuando la sociedad es inviable para la vida

imagen oikonomos

Inviabilidad filosófica

Es difícil ocupar una voz neutral para escribir sobre la muerte intencionada de un individuo antes de nacer (aborto) cuando, en la práctica, se está asumiendo la indolencia de eliminar la vida de una persona sin que traiga esto mayores consecuencias legales o aun morales. Leer comentarios pro abortistas que surgen de la ignorancia o, peor, de una ideología supuestamente en favor de la dignidad de las mujeres, es una realidad que no puedo desconocer y me llena de terror la naturalidad y desidia con que se trata el homicidio de un pequeño ser humano.

Es ilógico pensar que la muerte de un embrión/feto/bebé/producto, o como quiera llamarle, pueda otorgar dignidad al género femenino o a la sociedad. Este tan popularizado “yo elijo” no es más que una falacia ideológica en pro de una cultura de muerte, pues, bajo la misma imagen, podría escoger matar a un hijo de cinco años, pues es mío y no del Estado ni de la Iglesia o institución alguna. Sin duda, una de las cosas más terribles que ha legislado el ser humano, es la aprobación de la muerte de otro ser humano indefenso y categóricamente inocente, buscando argumentos que vayan en desmedro de su dignidad como persona o incluso negando su existencia.

Uno de los puntos principales de este debate es descalificar al bebé, pero es una persona igual en dignidad y derechos a cualquier otra. No es un potencial ser vivo o un futuro ser humano: ya lo es. Indiscutiblemente la vida comienza en la concepción, este “es el proceso por el cual el óvulo y el espermatozoide se fusionan para iniciar la creación de un nuevo individuo”[1]; muchos científicos pueden hablar sobre esto, el mismo ‘padre de la genética moderna’, el doctor Dr. Jerome Lejeune, declara: “aceptar el hecho de que después de que la fertilización un nuevo ser humano cobra vida, ya no es un motivo de pruebas u opiniones, es simple evidencia. No tengo duda alguna: abortar es matar a un ser humano, aunque el cadáver sea muy pequeño”[2]. La vida no comienza en la semana 22, en la semana 12 o a los días de la fertilización; comienza en ese mismo momento, en el día cero.

El aborto o, para que suene más técnico, el proceso de interrupción del embarazo no es más ni menos que interrupción de la vida, homicidio, asesinato, pero que se ha legalizado en muchas naciones y se pretende despenalizar (o, digámoslo con todas sus letras, LEGALIZAR) en Chile también. La vida comienza en el momento de la fecundación y ni siquiera el sector pro abortista, incluidos médicos, puede negarlo científicamente[3][4], es por ello que la discusión se traslada del plano científico al filosófico y se intenta designar cuando esta vida se considera “persona”. Desde la Religión, desde el Código Civil e incluso desde la subjetividad personal, se establecen distintos parámetros para establecer cuando la existencia del feto es una “persona”: en la concepción, al nacer, en la actividad cerebral, etc.; no existe consenso y esto ha traído más confusión sobre el derecho a nacer que tiene el bebé, sin embargo, “persona, en nuestra cultura, se opone a cosa y a animal”[5], suficiente para establecer que, desde la concepción, el nonato es una persona que, claramente, está desarrollando su personalidad. En su microestado, probablemente no podemos apreciarle en toda su magnificencia, no obstante, en la medida que crece, hay algunos más tranquilos, otros más inquietos, los hay más golpeadores o más dormilones, etc. Incluso después de nacidos siguen formando su personalidad, para lo cual es posible indagar en las teorías de Lawrence Kohlberg, Jean Piaget, Erik Erikson, entre otros.

Inviabilidad fetal

No existe una definición arbitraria que delimite lo que es viable y no viable. Una malformación que no le impediría vivir a un bebé, en algunas naciones, es motivo de aborto. La diferencia entre un bebé que nace con un brazo menos y otro que nace con sus dos extremidades es que, el primero, deberá solucionar una serie de obstáculos que, el segundo, no deberá enfrentar en su vida cotidiana, pero ambos son viables para la vida. Hablamos que inviabilidad fetal es una incompatibilidad con la vida, no obstante, “el embrión ya tiene vida dentro de la madre”[6], por ello, definir la viabilidad fetal como la opción que tiene el bebé de sobrevivir fuera del vientre materno con o sin algún tipo de terapia, daría pie a decir que, cuando es inviable, es porque no tiene dicha facultad. Sin embargo, dentro de esto, es imposible catalogar si el feto dentro del útero es inviable, pues aún está dentro y la continuidad de su vida se oscila netamente en un asunto de probabilidades, algunas veces muy lógicas y, otras, azarosas. Respecto a esto, la Dra. Carolina Aguilera, egresada de la Universidad de Los Andes, declaró en una entrevista a CNN Chile: “en la medicina todo es probabilidades […] uno nunca puede dar un diagnóstico con un pronóstico cien por ciento, porque los humanos somos muy impredecibles”.[7]

Inviabilidad numérica

“Alrededor de 500 casos anuales” es la cifra que se maneja en el actual proyecto de ley por muerte de infantes ya nacidos que tienen problemas de malformaciones, donde suponen cerca de 250.000 partos al año[8] , dando un 0,2% de muertes por incompatibilidad de seguir existiendo aun con un tratamiento médico. Sin embargo, estas cifras no son tan certeras y es lógico, si pensamos que el deseo es legalizar el aborto a cualquier precio; si nos fijamos, en la gran mayoría de los estudios que se publican en redes sociales pro-abortitas, se mencionan porcentajes sin respaldo, hablando de las “las encuestas”, “los números”, “la mayoría de…”, “Chile es un país abortero”, “Chile tiene la tasa de abortos más alta de América Latina”, etc., sin fuentes corroborables o utilizando las mismas fuentes comunes, como si solo existiesen tres o cuatro instituciones que hicieran investigaciones al respecto. Bernard Nathanson (1926 – 2011), fue conocido como el “rey del aborto”, pues se convirtió en uno de los principales gestores de lobby para la aprobación del aborto en Estados Unidos, no obstante, con el avance del ultrasonido reconsideró sus puntos sobre el tema y comenzó a llevar una causa pro-vida[9]. Él explicó claramente cuáles fueron los pasos llevados a cabo para introducir esta ley en la constitución de su país, donde incluye una desvalorización de los principios cristianos, aprovechar las evidencias científicas favorables y mitificar el comienzo de la vida en la concepción y, en primer lugar, el apoderamiento de los medios de comunicación para mentir sobre las cifras reales, aumentándolas descaradamente y creando una falsa consciencia en la sociedad.[10]

En términos de porcentajes, podemos hablar de la investigación realizada por la matrona de la Universidad de Chile, Débora Medina, con datos extraídos del INE[11], donde al año 2000 había una Tasa de Mortalidad Infantil de 8,9 y, al 2009, la tasa era de 7,9, lo cual solo incluye a niños muertos antes del primer año de vida y ni siquiera incluye solo las muertes perinatales, por lo cual se debe interpretar e inferir un número aproximado de las muertes causadas por malformaciones. En este punto, el salubrista Jorge Szot, recopila información en un artículo sobre el tema, donde podemos ver que la TMI por malformaciones ha caído en quince años de 4,6 (1985)  a 2,7 (2001)[12]. Al 2012, las Naciones Unidas muestran una disminución del TMI de 50% en los últimos 22 años (8 x 1000 NV)[13], siendo la principal causa los accidentes domésticos, seguido de la neumonía., por lo que se infiere además una disminución en las muertes por malformaciones.

El punto es este: las malformaciones, que no podemos desconocer su existencia y necesidad de hacerse cargo de la investigación de sus causas, no son un problema numérico tan grande como se habla en los medios masivos de comunicación y no es, bajo ninguna circunstancia, necesaria una regulación de la vida a través del aborto que evite el nacimiento de estos bebés y tampoco se hace necesaria una promulgación que elimine la vida de malformados ya nacidos. El aborto no es, en ningún caso, un método de planificación familiar, pero se está tomando como tal, abriendo una significativa puerta a la eugenesia.

Inviabilidad social

¿Qué hubiese sucedido, por ejemplo, con Nicholas James Vujicic o con Andrea Bocelli si sus padres hubiesen decidido abortarlos por alguna malformación o “inviabilidad” para vivir? Es cierto que no es fácil vivir como un “discapacitado” o “persona con movilidad reducida” en una sociedad que poco se ha adaptado para recibirles, pero eso no ha impedido que sean ellos los que se adapten a la comunidad y funcionen. No obstante, sí hay que reconocer que existen enfermedades, malformaciones y anomalías en el proceso de gestación de un bebé y que dan pie a pensar que no podría resistir más que un breve tiempo fuera del vientre de su madre. Estas son las conocidas Malformaciones Congénitas Letales, “la anencefalia es una de las más graves y frecuentes, representando poco más del 0,02% de los nacidos vivos, es decir, entre unos 50 y 65 casos por año”[14], pero también existen muchas diferentes patologías, sean Hidranencefalia, Pentalogía de Cantrell, Secuencia Potter, Exencefalia, entre otras que son realmente graves y ponen en tela de juicio el abortar o no, es decir, ¿por qué sacarlo fuera del vientre si, teóricamente, solo sufriría?

Existen casos en que los padres quieren realizar un aborto y no pueden porque exceden el marco de la ley según la causal invocada, por ejemplo malformaciones tardías a la semana 12, como es el caso de Juan y Carmen, quienes tuvieron que viajar hasta Toulouse, porque el feto fue diagnosticado con Agenesia de Cuerpo Calloso y la legislación no permitía abortarlo en dicho período de gestación con motivo de su padecimiento[15]. Hoy, la ley chilena quiere adelantarse a esto e incluso legalizar la interrupción del embarazo cuando ya ha dejado de ser tal: en los primeros 28 días de nacido el bebé (infanticidio, con todas sus letras). Dentro de este marco, no importará qué tan tarde se detecte una malformación, el solo hecho de que esta exista es una oportunidad para matar a esta “carga”. Veamos por ejemplo el caso de Marissa, que fue transmitido en el programa “Enigmas Médicos” de Discovery Home and Health[16], una adolescente que luego de muchos diagnósticos errados le fue descubierta una Malformación de Chiari tipo 1 y el Síndrome de Ehlers-Danlos, siendo una de sus consecuencias últimas la parálisis total o incluso la muerte. Matar a Marrisa en su adolescencia no es distinto a matar un bebé con 20 días de nacido por alguna malformación difícil de tratar o “incompatible” con la vida. Son patologías poco comunes que muy pocos especialistas son capaces de tratar correctamente y que, al igual que muchas otras afecciones, la solución se ha encontrado en tiempos contemporáneos, lo cual significa que siempre tuvieron un tratamiento pero que no había sido estudiado certeramente.

Esta sociedad, por una parte, está desinformada de lo que realmente se quiere hacer con la promulgación de una ley de aborto. Una malformación no es justificación para negarle la vida a alguien, aun cuando dicha situación no se evidencie durante la gestación o el crecimiento de un niño. ¿Por qué no se asesinó a Stephen Hawking cuando su organismo se fue deteriorando? Podríamos decir que su condición es totalmente inviable con la vida y, claro está, difícilmente podría sobrevivir sin el apoyo de la tecnología, no obstante, es un figura reconocida mundialmente por sus capacidades, las que están incluso por sobre sus discapacidades. No puede ser que existan naciones en que el 96% de los niños con una anomalía en el cromosoma 23 sea determinado inviable con la vida (España)[17], naciones donde el sexo del bebé sea una condicionante para determinar subjetivamente si es viable o no con la vida en sociedad (Inglaterra)[18], que la falta de una falange en la mano izquierda u otras pequeñas características sean consecuentes con la idea de que el niño no será capaz de vivir dignamente ¿Por qué esta sociedad no le da la oportunidad a todos y a todas para poder vivir?

Inviabilidad económica

Analizando la propuesta en Chile y los datos reales y consistentes respecto al tema (favor revise todos los documentos asociados a cada pie de página), el punto de esta ley es tener derecho a matar a quien se quiera porque interrumpe la vida de la mujer e impide que lleve a cabo sus ideales como ciudadano: cual Dios, ella tiene el derecho a escoger sobre la vida de quien está en su vientre[19]. Sin embargo, el aborto no trae dignidad a nadie, no hay quien pueda decir que por cometer homicidio ha de vivir más dignamente. Más acá de las cifras, no se puede negar una desconocida realidad de abortos clandestino ¿cuántos? El doctor Elard Koch, Director del Instituto de Epidemiología Molecular MELISA de la Facultad de Medicina UCSC, asume una rango aproximado e improbable entre 8.000 a 20.000[20],[21], muy por debajo de los 40.000, 70.ooo, 100.000 o hasta 160.000 que manejan los medios de comunicación y senadores como Fluvio Rossi, Lagos Weber y otros[22]. Al respecto de estos probables y, como máximo, 20.000 abortos clandestinos, la ley considera que “representa un problema social del cual debe hacerse cargo cabalmente el Estado [negritas no incluidas en texto original]”[23], no obstante, es más fácil hacerse cargo de este “problema social” que de los verdaderos problemas: la existencia de violadores y libertinaje sexual en la sociedad, tratamientos para enfermedades a las que son propensas las madres en período gestacional o, lo que convoca este artículo, hacer las respectivas investigaciones sobre los orígenes de las malformaciones más comunes para hallar las soluciones debidas o ayudar cabalmente a las familias cuyos hijos han nacido con graves enfermedades, incurables, crónicas o de muy costoso tratamiento. Es más fácil abortar y es mejor para el bolsillo del Estado.

Inviabilidad vital

Sin duda, el que haya registro de bebés cuyo cerebro y/o cráneo no se ha desarrollado como debe, quedando incompletos, fuera de la cabeza o con alguna otra característica atenientes a la anaencefalia y que han vivido hasta cuatro años fuera del vientre, no significa que todos los casos sean iguales. Hay escenarios que demuestran – y no necesito citar ninguna encuesta para hablar lo siguiente – que hay un número de malformados letales que, en el mejor de los casos, ha de vivir algunos días fuera del vientre con ayuda de un tratamiento, pero otros muchos morirán en las primeras horas o quizá mueran dentro del vientre, al dar a luz. El Dr. Jorge Bécker, Gineco obstetra con postítulo en medicina Materno-fetal (PUC) y Medicina fetal y Fotoscopía (UAB), hace una eficaz analogía asemejando los casos de malformados letales a enfermos terminales: van a morir en algún momento[24], de forma tan natural como lo es un aborto espontáneo (no inducido). La pregunta a discutir es la siguiente: ¿por qué traerlos a este mundo a sufrir y no matarlos antes de que salgan de su ambiente intrauterino?, mas esta es la pregunta a considerar: ¿quién afirma que están sufriendo dentro del vientre de la madre?

El organismo completo de la madre está cuidando del bienestar de su hijo y un “aborto [supuestamente] terapéutico” no va a sanar a nadie, ni a la madre ni al bebé, no es una terapia, es una acción de homicidio, la destrucción invasiva de una vida humana. El pro-abortista Dr. Nathanson (el rey del aborto) se rindió ante la realidad cuando pudo apreciar, a través de ultrasonido, lo que realmente sucede dentro del útero en el proceso del aborto y, luego, lo explica en su primer documental pro-vida El grito silencioso[25], mostrando una ecografía de aborto en tiempo real. El bebé siente, grita y llora en el proceso, imagínese que usted tiene cierta dificultad para moverse como quiere debido que su cabeza no responde bien a lo que ud. le ordena hacer (anaencefalia), pero está en la habitación más grata y cálida que su imaginación alcance a pensar (vientre materno) y que, en un determinado momento, empieza a temblar (introducción de espéculo, tenáculo, sonda, etc.) le dan alguna bebida (solución salina) que paralice los latidos de su corazón y, mientras esta hace el efecto requerido, la puerta de la habitación se abre (dilatación del cuello uterino) y no puede impedir que la gravedad le lleve hacia afuera entre sensaciones de angustia, porque su corazón está latiendo cada vez más lento. Luego todo el oxígeno de la habitación se esfuma (el líquido amniótico de pierde) y usted, además, no puede respirar. Trata de retener la caída, no quiere salir de aquella habitación pero por la puerta ingresan dos grandes tenazas (fórceps) que intentan sacarlo de ahí… aunque sea por pedazos. ¿No es acaso una muerte traumática

Si pudiéramos conocer los pensamientos del bebé y su razonamiento, probablemente él no estaría de acuerdo en morir de esta forma y preferiría disfrutar lo que más pudiese cerca de quienes lo aman y de con quienes ha compartido toda su existencia. Como el enfermo terminal, sabemos que pronto morirá, pero un tratamiento que ayude a prolongar su vida fuera del vientre, como se hizo con Marissa o Hawking, ha de ser lo más digno que puede hacer el hombre con la vida humana: ayudar a preservarla. Como se dijo, sabemos que el bebé morirá, pero el punto está en matarlo traumáticamente o hacer que su vida, con todos los problemas sistémicos incluidos, sea lo más digna posible. Como sociedad nos hemos acostumbrado a lo que dicen los medios de comunicación y a las “soluciones” que implican menos esfuerzo, menos desgaste, menos economía, pero que no son esencialmente lo mejor. Muchas veces, incluso por omisión, estamos promoviendo una cultura de muerte y, lo peor, estamos matando nuestras hermosas generaciones. Por favor, difunda la verdad, porque solo esta nos dará la libertad verdadera[26].

Gabriel Muñoz
Director Departamento de Formación y Estudios Oikonomos

[1] Gilbrt, Scott. 2010. Developmental Biology (Cita extraída de http://www.elmercurio.com/blogs/2015/01/ 30/28972/Inicio-de-la-vida.aspx

[2] “Hablan los cientificos sobre el inicio de la vida” http://www.denmechance.org/index.php/la-ciencia-dice/4/23

[3] “Abortistas reconocen que la vida comienza en la concepción” https://duartefalco.wordpress.com/ 2014/03/01/abortistas-reconocen-que-vida-comienza-en-concepcion/

[4] “Las 10 frases más reveladoras que se les escaparon a médicos abortistas” https://www.youtube.com/ watch?v=t-pR8OQS24E

[5] Diccionario filosófico. “Persona”. http://www.filosofia.org/filomat/df278.htm

[6] Puede ver el documento completo en http://ideapais.cl/especiales/embarazo-vulnerable-realidad-y-propuestas/

[7] CNN Chile. Carolina Aguilera sobre proyecto de despenalización: “Yo no practicaría jamás un aborto” http://www.cnnchile.com/noticia/2015/03/10/ carolina-aguilera-sobre-proyecto-de-despenalizacion-yo-no-practicaria-jamas-un-aborto

[8] Puede ver el documento completo en http://www.camara.cl/pley/pley_detalle.aspx?prmID=10315 &prmBL=9895-11

[9] Register. Bernard Nathanson Dead at 84 http://www.ncregister.com/daily-news/bernard-nathanson-dead-at-84/

[10] Puede ahondar sobre esto en la “Carta de Dr. Bernard Nathanson”. http://www.fluvium.org/textos/ aborto/abo158.htm

[11] Puede revisar el documento completo en http://oikonomos.cl/wp-content/uploads/2014/03/D%C3%89 BORA-MEDINA-PRESENTACI%C3%93N-ABORTO_-.pdf

[12] Szot M, Jorge. (2004). Mortalidad infantil por malformaciones congénitas: Chile, 1985-2001. Revista chilena de pediatría75(4), 347-354. Recuperado en 13 de marzo de 2015, de http://www.scielo.cl/scielo.php? script=sci_arttext&pid=S0370-41062004000400006&lng=es&tlng=es. 10.4067/S0370-41062004000400006.

[13] La Tercera. (2013). Tasa de mortalidad infantil en Chile bajó un 52% en los últimos 22 años según la ONU. http://www.latercera.com/noticia/mundo/2013/09/678-542480-9-tasa-de-mortalidad-infantil-en-chile-bajo-un-52-en-los-ultimos-22-anos-segun-la.shtml

[14] Puede revisar el documento completo en http://ideapais.cl/especiales/embarazo-vulnerable-realidad-y-propuestas/

[15] El País. (2009) “Graves malformaciones fetales se diagnosticasn tras la semana 22” http://elpais.com/diario/2009/03/31/sociedad/1238450404_ 850215.html

[16] El caso de Marissa https://www.youtube.com/watch?v=bdVDzAr8GMw

[17] Puede ver el documento completo en http://ideapais.cl/especiales/embarazo-vulnerable-realidad-y-propuestas/

[18] Emol.(2012) “Clínicas británicas practican abortos a mujeres descontentas con el sexo de su bebé”. http://www.emol.com/tendenciasymujer/Noticias/ 2012/02/23/22380/Clinicas-britanicas-practican-abortos-a-mujeres-descontentas-con-el-sexo-de-su-bebe.aspx

[19] Santa Biblia. 1 Samuel 2:6

[20] UCCS. (2013) “Académico Elard Koch: Chile no necesita una ley de aborto” http://www.ucsc.cl/noticias/academico-elard-koch-chile-no-necesita-una-ley-de-aborto/

[21] La segunda. (2014) “Abortos clandestinos en Chile: Investigador asegura que la “cifra negra” no supera los 20.600 al año” http://www.lasegunda.com/Noticias/Nacional/2014/05/938534/abortos-clandestinos-en-chile-investigador-asegura-que-la-cifra-negra-no-supera-los-20600-al-ano

[22] Íbid.

[23] Op. Cit. Puede ver el documento completo en http://www.camara.cl/pley/pley_detalle.aspx?prmID=10315 &prmBL=9895-11

[24] Bércker, Jorge. (2014). “Coloquio: encuentro por la vida” https://www.youtube.com/watch?v=tClwMnPyS_0

[25] Nathanson. Bernar. El Grito Silencioso. https://www.youtube.com/watch?v=3jB06pkv17s

[26] Santa Biblia. Juan 8:32b

Share Button

Deja un comentario

¡Que no se te olvide! EVENTOS