por Ángelo Palomino

Las protestas y la oración ganan una batalla por la libertad y democracia en la Bolivia de Evo Morales

Sin título-1Durante los últimos meses Bolivia ha transitado un período de alta agitación social y política, con manifestaciones que van desde múltiples protestas en las calles hasta huelgas de hambre de parlamentarios opositores al gobierno e inclusive con un diputado que se “crucificó” en público en medio de una plaza de Cochabamba.

Estas manifestaciones responden a dos objetivos. Por un lado, son una respuesta social de crítica y rechazo al nuevo código penal, que es visto como jurídicamente ambiguo permitiendo un alto nivel de discrecionalidad para aplicar sanciones y como atentatorio frente a las libertades del pueblo boliviano[1] y, por otro lado, son una respuesta política de rechazo a la posibilidad de que Evo Morales postule a una tercera reelección, pues esta opción se sometió a una votación popular realizada del 21 de febrero de 2016 que dio como resultado una negativa a esa posibilidad e incluso la propia constitución que él mismo promulgase solo establece un máximo de dos reelecciones seguidas[2]. No obstante, la posibilidad de darle continuidad a su mandato sigue latente gracias a un fallo del Tribunal Constitucional boliviano que autoriza una tercera reelección[3].

En medio de este contexto de movilizaciones sociales y políticas, que pugnan frente a lo que perciben como una restricción de sus libertades y como un amenaza a la democracia, no deja de llamar la atención la contradicción que existe entre las razones que se presentaron para cambiar el antiguo código penal y las consecuencias críticas que son generadas por este nuevo código. Se consideró, entre otros aspectos, que el código penal anterior era discriminatorio, no beneficiaba a la sociedad y surgió en un contexto carente de democracia[4]. Críticas que, en alguna medida, son válidas también para el nuevo código propuesto para este gobierno. De igual manera, resulta paradójico que, a mediados de enero de este año, Evo Morales mencionara y elogiara en su cuenta de twitter al premio Nobel de la Paz y Pastor evangélico Martin Luther King por su lucha a favor de los derechos civiles[5], derechos que, justamente, se ven restringidos con el nuevo código penal que propone su gobierno y, especialmente, con uno de sus artículos que restringe directamente la libertad religiosa del grupo social al que perteneciera este importante activista: los cristianos evangélicos.

En efecto, el artículo 88 en su inciso 11 del nuevo código penal señala lo siguiente: “será sancionada con prisión de siete (7) a doce (12) años y reparación económica la persona que, por sí o por terceros, capte, transporte, traslade, prive de libertad, acoja o reciba personas con alguno de los siguientes fines: reclutamiento de personas para su participación en conflictos armados o en organizaciones religiosas o de culto”[6]. Nuevamente, de forma paradójica, el capítulo en que está inserto este artículo se titula crímenes contra la humanidad y “la libertad humana”, a pesar de que la evidente interpretación permite comprender que se estaría restringiendo la libertad religiosa para evangelizar y se estaría equiparando la práctica del terrorismo con los misioneros cristianos. Así lo entendieron los cristianos bolivianos que participaron en las multitudinarias marchas y oraciones públicas en rechazo a este código penal que tiende a criminalizar el evangelio[7].

No obstante, los evangélicos no fueron el único sector social afectado, diversas agrupaciones presentaron sus críticas al código[8], unas justas y otras más discutibles. Este código concitó tanto las críticas de los cristianos católicos como evangélicos, pues además de la restricción de la libertad religiosa, el código amplió el aborto en Bolivia, con el artículo 157 con “causales sociales” como la pobreza, pero que luego fueron limitados a las mujeres que cuidasen personas adultas o con discapacidad o que, dichas mujeres, fuesen estudiantes.

De igual manera, los médicos también protestaron debido al artículo 205 y los transportistas por el artículo 137, pues ambos sectores consideraban que se criminalizan sus actividades. A su vez, los comerciantes por el artículo 174 y 175, pues generaba un aumento de multas por defraudación tributaria. Los ambientalistas por el artículo 101, por la no inclusión del tráfico de animales. Los periodistas por los artículos 309, 310 y 311, por considerar que afectan a la libertad de expresión y la libertad de prensa. Activistas y opositores por el artículo 107, debido a la reducción de penas para microtraficantes, y también por los artículos 293 y 294 que presentan cierto grado de ambigüedad, generando la suspicacia de que se termine penalizando cualquier acto de protesta pública[9].

Frente a este panorama de manifestaciones provenientes de estos diversos sectores sociales, el Presidente Evo Morales decidió, en primera instancia, darse un año para socializar este código penal con la población y estar dispuesto a quitar o modificar algunos artículos. Sin embargo, la población protestaba para abrogar el código, no para modificarlo. Es así que hace unos días atrás, el día 21 de enero, Evo Morales decidió definitivamente  abrogar el código. No obstante, con dicha decisión solo se ha logrado el cumplimiento de uno de los objetivos de las manifestaciones. Aún queda la lucha para evitar la tercera reelección de Morales, considerada como poco democrática y fuera de la institucionalidad. Por lo que es esperable que la sociedad boliviana se siga manifestando, y especialmente la Iglesia en Bolivia continúe orando por la situación espiritual de su nación y continúe la lucha levantándose los Martin Luther King en ese país y en toda Latinoamérica, confrontando la fuerzas espirituales y políticas que tienden a instalar en las naciones una libertad y democracia de carácter retórico, pero poco real.

 por Ángelo Palominos

 Licenciado en Estudios Internacionales y Analista en Políticas y Asuntos Internacionales de la USACH,
Magister en Relaciones Internacionales, Seguridad y Defensa de la ANEPE

[1] PAREDES, Iván. ¿Penaliza la protesta? Hay más polémica sobre el código penal. [En línea]. El Deber. [fecha de consulta: 22/01/18]. Disponible en: https://www.eldeber.com.bo/septimodia/Penaliza-la-protesta-hay-mas-polemica-sobre-el-Codigo-Penal-20171228-0092.html

[2] T13. Carnaval de protestas en Bolivia por nuevo código penal. [En línea]. T13. [fecha de consulta: 22/01/18]. Disponible en: http://www.t13.cl/videos/mundo/video-carnaval-protestas-bolivia-nuevo-codigo-penal

[3] BBC MUNDO. El Tribunal Constitucional de Bolivia autoriza a Evo Morales a buscar la reelección como presidente sin límites. [En línea]. BBC. [fecha de consulta: 22/01/18]. Disponible en: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-42159445

[4] Véase en: http://alianzalibressinviolencia.org/2017/03/16/conozcamos-el-proyecto-de-ley-n1222017-2018-codigo-del-sistema-penal/

[5] Véase en: https://twitter.com/evoespueblo/status/952971538319400960

[6] Este y otros artículos del Código Penal pueden ser revisados aquí: http://senado.gob.bo/sites/default/files/LEY%201005%20C%C3%B3digo%20del%20Sistema%20Penal%2014-12-17%20PL%20122-17-18.pdf

[7] Protestante Digital. Evo Morales amenaza con la cárcel por predicar el Evangelio. [En línea]. Protestante Digital. [fecha de consulta: 18/01/18]. Disponible en: http://protestantedigital.com/internacional/43780/Evo_Morales_amenaza_con_la_carcel_por_predicar_el_Evangelio

[8] SPUTNIK. Principal sindicato boliviano convoca un paro nacional contra nuevo Código Penal. [En línea]. SPUTNIK. [fecha de consulta: 22/01/18]. Disponible en: https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201801091075265518-cob-huelga-manifestaciones/

[9] Correo del Sur. Conozca los 13 artículos del Código Penal que causan polémica y movilizan a sectores. [En línea]. Correo del Sur. [fecha de consulta: 22/01/18]. Disponible en: http://correodelsur.com/politica/20180108_conozca-los-13-articulos-del-codigo-penal-que-causan-polemica-y-movilizan-a-sectores.html

Share Button

Deja un comentario

¡Que no se te olvide! EVENTOS